Altura del Rio Uruguay: 6.70 metros
El Gigante de los Ríos "El surubi"
Para los pescadores deportivos constituye uno de los principales atractivos de nuestros ríos. El incentivo es el espectacular desarrollo que alcanza este pez.

El Surubi es el más grande exponente de la familia de los bagres, después del Manguruyú (especie en vía de extinción).
En America del Sur su presencia se extiende desde Venezuela hasta el Río de la Plata, abarcando el centro oeste de Brasil. Algunos ríos donde lo encontramos son: el Paraná que cuenta con muy buenos pesqueros con servicios de guías y cabañas , el Uruguay, el Paraguay, el Bermejo, el Guayquiraró, el antes mencionado Río de la Plata donde empieza a ser más común encontrarlo que tiempo atrás, y no podemos dejar de citar el Amazona , río en el que se destaca por ser la tercera especie en cantidad de ejemplares.

Las variedades más conocidas en Argentina son: el Surubi Manchado o Pintado, y el Atigrado o Rayado, este último alcanza un menor porte, y ambos nombres hacen referencia obvia a su apariencia. Si bien en la actualidad se considera un excelente exponente el que ronda los 50 kg., se llegaron a registrar piezas de hasta 100 kg. y cercanas a los 2 metros.

Ovíparo en cuanto su reproducción, este pez migra buscando las aguas cálidas con la finalidad de desovar, la represa hidroeléctrica Yaciretá impide actualmente su llegada al Brasil, destino de su recorrido en otros tiempos. Lo encontraremos en las zonas más profundas de los ríos, en pozones, o veriles (desniveles del lecho hacia zonas más hondas).

Se alimenta de peces menores prefiriendo el Sábalo y las Bogas, pero su voracidad lo lleva a capturar otras especies, incluyendo ranas y víboras. Cuando las aguas se enfrían, se muestra inactivo y aletargado.
Su carne es muy preciada y tiene valor comercial, lo que ha llevado a realizar experiencias exitosas en convertirlo en pez de criadero.
Este majestuoso cazador suple su falta de agilidad con su estrategia. Su apariencia lo ayuda a pasar desapercibido en los pedregales o entre la vegetación, allí se mantiene al acecho en espera de sus presas. En ocasiones utiliza su potente cola para golpear y atontar a sus víctimas, por lo tanto no es de extrañar que el pescador lo obtenga clavado de ella y no de su enorme boca.

Desde la costa se pueden pescar los surubies más jóvenes y de menor porte, denominados "cachorros". También se practica la modalidad "Trolling", navegando aguas abajo para que los señuelos profundicen lo más posible. Si se pesca anclado con carnada, es recomendable levantar la embarcación (liberarla del anclaje) cuando se posee un pique, salvo que la capacidad de los elementos esté acorde al porte del pez y permitan acercarlo manteniéndose en el punto fijo. Más difundida aún es la pesca a la deriva o camalote denominada "Pindá" por los lugareños, de todas formas se debe buscar el pique a fondo.

 

 
 
Documento sin título
*15 de octubre comienza la veda para la pesca del Dorado [Leer]
 
*La pesca del Surubi en 2011 no esta permitida en la zona de Puerto Yerua, paraje por excelencia de la especie.
 
* Videos de pesca de dorados en nuestras excursiones.